dialoga en Lima y en Loreto

¡¿En qué te afecta?!

Publicado: 2014-05-13

Se han presentado "un millón de firmas" en contra del proyecto de unión civil para parejas del mismo sexo y sus opositores lo han celebrado como si el debate en torno a él se tratase de un concurso para ver quién consigue más apoyo. Sinceramente me da risa.

Me da risa porque quienes aplauden y dan por hecho que la sociedad peruana se presta con esto de ser un referente de la 'moral y las buenas costumbres', solo dejan en evidencia su ignorancia, intolerancia y profunda homofobia que, a diferencia de lo que creen, nos muestran más que nunca como un país tercermundista. No señores, el Perú no avanza, el Perú da la impresión de estar engordando con su supuesta bonanza, pero ¿avanzando?¿creciendo? Definitivamente no.

Me da risa porque son estas personas las que tachan a los homosexuales de incentivar la 'heterofobia' porque no agachan la cabeza ni se quedan callados ante aquello que los grupos conservadores quieren imponer como 'moral', como 'natural'. ¿Quiénes son ellos para dar una definición absoluta de ambos términos? 

Me da risa porque tachan a quienes defienden el proyecto de irrespetuosos y, sin embargo, cuando uno revisa los comentarios en redes sociales se encuentra con una diferencia abismal entre 'los insultos' de uno y otro bando. ¿Qué es más ofensivo? ¿Decirle a alguien que abra su mente y no se quede anclado en el siglo pasado o tachar a una persona con orientación sexual distinta como 'asqueroso', 'abominable', 'degenerado', 'mutante', 'engendro'?  

Me da risa porque desde un inicio han pedido que el debate se aclare cuando ellos mismos se han encargado de desvirtuarlo. "Lo que buscan es el matrimonio". ¿Dónde dice eso? ¿No ponían el grito en el cielo si se hablaba de matrimonio gay? Pues bien, se presentó un proyecto de Unión Civil no matrimonial, "No, no, no, es un matrimonio encubierto". ¿Total? "El siguiente paso es la adopción de niños", ¿Ah sí? ¿Tienen una bola mágica donde pueden predecir que ese es el siguiente paso? Y si así fuese, ¿no es ese otro debate? 

Me da risa porque ante la falta de argumentos se abrazan a una supuesta 'defensa de la familia', como si en este país, ¡qué digo este país!, como si en este mundo todos los núcleos familiares estuvieran constituidos solo por un hombre, una mujer y una prole.

Me da risa porque en ese absurdo afán de querer imponer un único modelo de familia se atreven a asegurar que la unión de dos personas va a destruir la sociedad porque no es el mejor ejemplo para los niños. ¿De dónde creen que vinieron los millones de homosexuales en todo el mundo? ¿Los trajo una cigüeña rosa de una galaxia de colores? ¿Todos los homosexuales tuvieron que ser criados por padres gays o madres lesbianas para ser como son? Si de una familia con cuatro hijos criados por igual, uno es homosexual, ¿qué debemos suponer? ¿Dónde estaría la mala influencia? Ah, 'seguro lo violaron', ¿no?

Me da risa porque exigen que se debata con argumentos y lo único que sus bocas disparan es que 'Para dios es abominación', 'Dios creó hombre y mujer', 'La ley de Dios está por encima de la del hombre', olvidando por completo que este es un ESTADO LAICO en el que nadie está obligado a creer en el Dios al que tanto citan. "No, no, no, eso es teofobia".

Y me da risa, sobre todo, porque piden argumentos para ver si los convencen y así dan permiso a los homosexuales de vivir su propia vida con una unión en la que ellos no tienen nada que ver. Lo que piden a gritos es que los dejen decidir sobre vidas que no son las suyas y que no les afecta directamente.

Porque lo que pide hoy un homosexual no es que tú, que te jactas de ser 'heterosexualísimo', te unas a él; pide unirse con otro homosexual. No quiere destruir las 'familias heterosexuales', quiere formar una nueva con una sola persona. No quiere quitarte tu seguro de vida, quiere compartirlo con la persona que él elija. No quiere quitarte tu patrimonio, quiere forjar uno propio junto a la persona que ama y que esta se quede con lo que por derecho le corresponde cuando ya no esté. No quiere obligarte a recibir en un hospital a quien no quieres cuando caigas enfermo, quiere elegir él mismo en quien depositará su confianza para decidir sobre su salud cuando no pueda hacerlo. Quiere decidir quien apretará su mano en el último instante que respire en este mundo. Y ni tú ni nadie tienen derecho a impedírselo.

La pregunta es simple: todo eso ¿en qué te afecta?¿Te han pedido que formes parte de esos momentos?¿Te han pedido que te metas a su cama?¿Por qué negarle el derecho a ser felices a dos seres humanos que no te hacen absolutamente nada amándose de una forma distinta a la tuya?

Toda esa posición contraria sin sentido me da risa, es cierto. Pero después frenó un momento y vuelvo a oír "la mayoría dice que no", "el 80% no quiere la inmoralidad", "no vamos a dejar que corrompan a la sociedad"... y me da pena. Mucha pena.

Qué pena de país.

Si no estás de acuerdo con la unión entre personas del mismo sexo, ¡es simple!: ¡no te unas a alguien de tu mismo sexo!

 


Escrito por

Ginno P. Melgar

Esperando un mundo regido por la igualdad con base en las diferencias. @ginnoceronte


Publicado en

El padre de Bambi

donde la historia trata por igual a todos los personajes del cuento